El #influyente soy yo: Del Pastoreo al #Postureo

La economía 4.0 necesita de profesionales de la comunicación digital que diagnostiquen si su empresa ha llegado preparada. Si realizó los deberes en la época de las grandes webs corporativas. Si supo evolucionar a la web donde el mercado eran conversaciones. Y si ahora monitoriza exactamente su nivel de influencia en el mercado.

Madrid, 6 de diciembre del 2016.- Dicen que la economía 4.0 vive entre nosotros. ¿Dónde terminó la economía 2.0 y empezó la realidad 4.0?. Conocemos al creador del concepto “Web 2.0”, Tim O´Reilly. Sin embargo, la web 4.0…parece el producto de impulsos marketinianos reflejados insisténtemente en conferencias, seminarios, presuntos expertos, análisis, tendencias, estudio sectoriales, etc.
Hoy, ir a un Congreso de Medicina 4.0 es lo más. Pagar por una Jornada de Metalurgia 4.0 es lo más innovador. Recomendar una Sesión de Estrategia 4.0 es definitivamente imprescindible.

De la necesidad del pastoreo siglos atrás hemos evolucionado en breves décadas al postureo digital más artificial.

Pasó de puntillas por el 2.0 y ahora es el primero en adoptar el 4.0

Hoy cada uno de los seres humanos, la gran mayoría, es influyente. La clave reside en el uso que haga de su exclusivo talento, cómo lo comunique, lo distribuya y obtenga un retorno, tangible e intangible. Cualquier profesional es capaz de competir con cualquier corporación empresarial. Parece mágico, pero no lo es. La economía 4.0 es un filtro que nos desnuda a todos, nos hace transparentes (sin privacidad) y nos califica por nuestro valor añadido, sea el que sea. Veamos unos ejemplos ficticios, muy reales.
Andrés se gana la vida como contable en una pequeña empresa de Zamora. En su casa da rienda suelta a su afición de construir barcos de vela dentro de objetos imposible. Un amigo suyo realizó una foto divertida y la subió a Pinterest. En pocos meses Andrés creó su propia tienda on line y ahora vende sus barcos de vela en más de 50 países. Se ha olvidado de la contabilidad porque no era su pasión.
Beatriz se ganaba la vida cuidando a bebés y observando todas sus necesidades. Un día acompañó a una amiga a un Congreso de Aplicaciones Móviles. Beatriz conoció al desarrollador de una APP para vigilar las constantes vitales de un bebe, de día y de noche. Hoy, Beatriz es Responsable de Producto de una nueva compañía que innova APPs para el entorno doméstico.
José Manuel tuvo que prejubilarse. Siempre trabajó en una imprenta moviendo las enormes bobinas de papel y los recipientes con las tintas para imprimir las principales revistas del corazón. A sus 58 años ocupa las mañana a jugar al mus con los jubilados del barrio. Las tecnologías móviles nunca le gustaron pero descubrió las aplicaciones de streamming y los grupos de mensajería por su sencillez y eficacia. Un buen día pensó en los jubilados que no pueden jugar al mus en el bar de la esquina porque están con una discapacidad en casa. José Manuel ahora juega con un compañero virtual en cada partida. Y lo hace todo con su smartphone y el Wi-fi del Bar.
Andrés, Beatriz y José Manuel quizás pasaron de puntillas por el 2.0, pero sin saber qué es el 4.0, son los primeros en aprovecharse del Internet de las Cosas, del Big Data, interconectividad, comunidades digitales, relaciones virtuales, etc.

manuel-carrillo-grupo-reputacion-corporativa

¿Su empresa pastorea o posturea?

Cada compañía sabrá si aprovechó la Web 1.0, la Web 2.0, y hoy, la Web 4.0. Una pista para saber la respuesta es el número de clientes que recomiendan sus productos y servicios, cada día. Y nos vamos olvidar de las grandes marcas con sus grandes estrategias. Su empresa nunca será: Amazon, Apple, Google, Tesla, Zara, Adidas, Samsung, Wall-Mart o BP.
Su empresa es la suma del talento de cada uno de sus empleados, y cada empleado es influyente, en mayor o menor medida. Los habrá que permanecen pastoreando en sus sillas y otros con un nítido perfil postureo. Esperamos que encuentre entre sus profesionales aquellos que ni pastorean, ni posturean.
La economía 4.0 necesita de profesionales de la comunicación digital que diagnostiquen si su empresa ha llegado preparada. Si realizó los deberes en la época de las grandes webs corporativas. Si supo evolucionar a la web donde el mercado eran conversaciones. Y si ahora monitoriza exactamente su nivel de influencia en el mercado.

¿Cuántas llamadas telefónicas ha recibido a través de su web?.

¿Qué día y a qué hora leen sus informaciones?.

¿Qué sentimientos despiertan su vídeos?.

¿Qué eventos propios desarrolla su empresa cada año?.

¿Qué empleados son sus principales embajadores de marca?.

¿Le encuentran, cuando le buscan?.

Grupo Reputación Corporativa le ayuda a que le encuentren

91 737 53 11 

clara@gruporeputacioncorporativa.es 

Velázquez 15, 1º Dcha, 28001 Madrid 

grupo reputación corporativa