#Comunicación #digital: Los únicos contadores válidos en las redes sociales son las personas que leen, comentan y comparten tus contenidos

Desde luego las cifras actuales no muestran la calidad de nuestros mensajes: número de contactos, seguidores, seguidos, me gustas, número de listas, número de pines, comunidades, grupos, etc. Toda una jerga digital que cae en la tristeza repentina cuando visitas los aparatos estadísticos y compruebas efectivamente tu influencia on line. Un ejemplo significativo es la Analítica de Twitter. Es un ejercicio de humildad muy aconsejable comprobar nuestro ego digital. Y darnos cuenta de que la gran mayoría somos un bit más, un pixel más en el universo del big data.

Madrid, 23 de marzo del 2015.- Los actuales contadores de cada red social digital forman parte de una realidad hueca. Es más: ¿Es necesario que el perfil de cada uno de nosotros lleve asociada unos contadores?. Sí. Ante todo, las redes sociales para atraer los grandes presupuestos de publicidad. Desde luego las cifras actuales no muestran la calidad de nuestros mensajes: número de contactos, seguidores, seguidos, me gustas, número de listas, número de pines, comunidades, grupos, etc. Toda una jerga digital que cae en la tristeza repentina cuando visitas los aparatos estadísticos y compruebas efectivamente tu influencia on line. Un ejemplo significativo es la Analítica de Twitter. Es un ejercicio de humildad muy aconsejable para comprobar nuestro ego digital. Y darnos cuenta de que la gran mayoría somos un bit más, un pixel más en el universo del big data.

Cambiar los contadores de las redes sociales

Leer, comentar y recomendar mis contenidos

Ante esta evidencia, estimamos que hay unos contadores más reales para cualquier red social y que son los que nos gustaría ver en la ficha del perfil:

1.- Cuántas personas han leído mis contenidos. (Y si fuera posible, tener una segmentación por perfil profesional, edad, ubicación y país). Esta cifra la podemos tener aproximada en Twitter, gracias al número de listas que nos han agregado.
2.- Cuántas personas han comentado mis contenidos. (Y si fuera posible, con un barómetro sobre los comentarios positivos y los negativos).
3.- ¿Cuántas personas han compartido mis contenidos. (Y si fuera posible, conocer cuántas personas lo han leído, comentada y compartido, a su vez).

Si conocemos las personas que leen nuestros contenidos influirá notablemente en la generación de los mismos. Quizás seremos más selectivos y nos preocupará la profundidad del valor añadido de cada enlace web. Probablemente un: “Buenos Días, hace un sol radiante y hoy seremos más felices” será un contenido poco leído. Mientras que: “Perfiles laborales más demandados en las principales ciudades alemanas” tendrá más tirón, por la coyuntura económica.

Respecto a los comentarios sobre nuestros contenidos es uno de los tesoros del Social Media. El conocimiento de las opiniones, tanto las favorables, como las críticas, en tiempo real, es una mina de datos y de situación de los mercados para cualquier lanzamiento comercial, presentación de novedad, estudios, informes, etc. Al igual que ocurre con la publicidad on line, al lanzar dos anuncios diferentes y dejar el que registra mayor número de clicks. Las herramientas de análisis podrían generar numerosos gráficos con los contenidos mejor aceptados por la comunidad digital.

Y el índice de compartir implica que a una persona le han parecido interesantes tus contenidos y se los desea llevar a su grupo de interés. Es decir, habrá un porcentaje de contenidos que serán tan valiosos que nos llevará a guardarlos sin compartir. Pero sobre lo que se comparte o no en las redes sociales es una decisión única para cada persona de los 2.000 millones que hoy en día tienen acceso a Internet.

cropped-magenta.jpg

Un mundo sin contadores “ególatras” y gurúes huecos

Imaginemos un fallo informático que deja sin contadores a las 10 principales redes sociales de todo el mundo durante unos meses. ¿Qué consecuencias tendría este ocaso digital?:

  • ¿Las inversiones de publicidad volverían al papel?.
  • ¿Los influyentes digitales dejarían de ser influyentes?.
  • ¿Las herramientas analíticas tendrían sentido?.
  • ¿Las empresas en busca de gurúes digitales qué métricas utilizarían?.
  • ¿A quién habría que invitar en los eventos, conferencias y seminarios Social Media?.
  • ¿Publicaríamos los mismos contenidos, a los mismos días y horas?.
  • ¿Nos fijaríamos en otras cualidades, en la generación de contenido en sí misma?.

En fin, ante este tsunami de graves efectos parece que el mal menor son los actuales contadores, un flotador hueco, lleno de aire, pero que salva el día a día. Para el futuro, recordamos, nos gustará ver en nuestros perfiles qué personas nos leen, cuántos opinan positivamente, negativamente y cuántos comparten nuestros contenidos.

Otro día mencionaremos a aquellas personas que nunca generan contenidos, análisis, informes, estudios y sin embargo, son percibidos como gurúes…(huecos).