La reputación corporativa empieza por escuchar a tus clientes

ESCUCHAR=REPUTACIÓN